miércoles, 4 de mayo de 2016

Para los adictos al café:

Se oyen muchas cosas sobre los beneficios y perjuicios del café, pero ¿cuántos podemos tomar al día como máximo? Teniendo en cuenta que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha determinado que un máximo de 400 mg de cafeína al día no tiene efectos perjudiciales en el organismo.  Esta cantidad máxima depende sobre todo del peso y actividad física de cada persona. De hecho, la cantidad que se debe consumir es de 5,7 mg de cafeína por kg de masa corporal. 

Es decir, una persona de 50 kg podría consumir hasta 285 mg de cafeína al día y otra de 80 kg hasta 456 mg. No obstante, también depende de la actividad física (a más actividad, se puede consumir más cafeína).

Pero, ¿cuántos cafés puedo tomar entonces? 
Pues teniendo en cuenta una taza de café instantáneo que contiene aproximadamente 79 mg de cafeína, una persona de 50 kg podría consumir 3 cafés al día, y una de 80 unos 5 cafés (aproximadamente).

Y... ¿sólo tiene cafeína el café?
¡Por supuesto que no! Por ello, no sólo podemos calcular cuántos cafés podemos consumir al día teniendo en cuenta la cafeína del café, ya que estos otros alimentos también la contienen:

- Una taza de café en grano: 70-130 mg de cafeína.
- Lata de Red Bull: 80 mg de cafeína.
- Té negro: 25-116 mg de cafeína.
- Café instantáneo: 60-90 mg.
- Ración de chocolate negro: 20-125 mg.
- Refresco de cola: 30-60 mg.
- Chocolate caliente: 3-34 mg.

Ahora ya tenéis todos los datos para hacer cálculos y averiguar cuántos cafés podéis consumir teniendo en cuenta el resto de alimentos con cafeína que consumís al día, vuestro peso, actividad física... o simplemente dormir mejor y consumir sólo el café necesario!




sábado, 12 de marzo de 2016

Borraja, nuestra amiga aragonesa.

Como sabéis, la borraja es una verdura que, en España, es consumida principalmente en la comunidad autónoma de Aragón. Pero, ¿qué propiedades tiene? Destaca por su alto contenido en vitaminas y minerales. 

VITAMINAS
Principalmente contiene B1, B2, B6, ácido fólico, y vitaminas C, A y D. ¿En qué cantidad? Teniendo siempre en cuenta que ésto depende de los requerimientos nutricionales de cada persona (según sexo, edad, peso, actividad física, etc.), explicaré las cantidades de vitaminas de la borraja en comparación con las necesidades nutricionales de una persona al día, aproximadamente. En el caso de consumir una ración de sólo 100 gramos de borraja:
- B1: 5,5%
- B2: 12.5%
- B6: 6,2%
- Ácido fólico: 3,2%
- C: 58,3%
- A: 26,3%
- D: 260%

MINERALES
En el caso de los minerales más importantes que posee la borraja, encontramos: calcio, hierro, magnesio, zinc, selenio, sodio, potasio, etc. ¿En qué cantidad? Siguiendo los cálculos de la explicación anterior, para una persona de peso medio, una ración de 100 gramos de borraja supone:
- Calcio: 7,75%
- Hierro: 22%
- Magnesio: 15%
- Zinc: 1,7%
- Selenio: 1,6%
- Potasio: 13,4%

Como véis, es un alimento muy completo nutricionalmente y muy bajo en grasa. ¡Hablando de grasas! La borraja contiene ácido linoléico, el cual es un ácido graso esencial, lo que significa que el cuerpo es incapaz de producirlo y es imprescindible consumirlo gracias a alimentos, como éste, que lo contienen. Sus ácidos grasos son monoinsaturados y poliinsaturados, los cuales son beneficiosos para nuestra salud cardiovascular.

Creo que no necesitáis ninguna excusa más para consumir este alimento, ¿no?

Si queréis ver las características nutricionales de cualquier alimento, recomiendo la página dietas.net, podéis entrar pinchando aquí.


¡Un saludo!

martes, 27 de octubre de 2015

¿CARNE=CÁNCER?

Ay, OMS, "la que has liao".
¿Qué ha pasado? ¿De repente la carne roja es malísima? ¿Toda la carne? ¿La procesada? ¿Qué es la carne procesada?


Vayamos por partes. Todo esta polémica ha surgido esta semana como consecuencia de un informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud) acerca de la relación del consumo de carne roja procesada y la incidencia del cáncer de cólon. Esto, es un hecho que se conocía desde hacía ya tiempo, pero, por algún motivo, hemos enloquecido ahora con estas circunstancias. 

La carne procesada es aquella que sufre un tratamiento químico, térmico, etc. durante su procesado hasta el consumo. No implica que todos los aditivos sean malos, ni que provoquen cáncer por sí mismos, pero para poder conseguir una carne procesada que dure el tiempo suficiente para ser comercializada, es necesario añadir nitratos y/o nitritos a los productos. Estos aditivos, legales en ciertos productos y ciertas cantidades, tienden a transformarse a nitrosaminas una vez consumidas por el organismo. Las nitrosaminas son compuestos potencialmente carcinógenos, por lo tanto, sí, pueden provocar cáncer como consecuencia a un consumo continuado de las mismas. 

¿Qué productos contienen nitratos y nitritos en mayor medida? La carne procesada, sobre todo el bacon. ¡OJO! Los compuestos realmente nocivos son las nitrosaminas, que no se encuentran de por sí en el producto, sino que se forman en el organismo al consumir nitratos y nitritos y sólo en determinadas circunstancias.

Se estima que puede consumirse este tipo de productos con una frecuencia de dos veces por semana sin ninguna consecuencia nociva para el organismo.

Dicho esto, cabe destacar que absolutamente todo lo que consumimos, si lo hacemos con una frecuencia superior a la recomendada, es nocivo para el organismo. Sea bacon, sea salchichas, una tarta de chocolate o pescado, (por ejemplo). Y no es cierto que sea igual de perjudicial que el tabaco como causa de la incidencia de esta enfermedad.

¡Un saludo!

lunes, 28 de septiembre de 2015

Amenazas a la seguridad alimentaria.


Según la organización WWF la seguridad alimentaria está en peligro debido a la mala salud de los océanos. Esto es porque la población de peces cuyas especies son claves para nuestra seguridad alimentaria, está disminuyendo muchísimo, algunas incluso cerca del colapso.

WWF ha denominado esta caída como la mayor caída conocida de población, llegando a una disminución de un 74% en especies de alto consumo.

El informe de WWF detalla las oportunidades de preservar y reconstruir el capital natural marino, consumir de una forma responsable y dar prioridad a la sostenibilidad para los gobiernos, las empresas y las comunidades. La investigación muestra que los arrecifes de coral y las praderas podrían perderse en todo el mundo para el año 2050 Así, señalan que por cada dólar invertido para crear áreas marinas protegidas podría producir el triple de beneficios a través de factores como el empleo, la protección de la costa, y la pesca. 


¡Cuidemos a nuestros peces!

lunes, 8 de junio de 2015

¿Qué son las "Es" de las etiquetas?

Hoy os hablo de las tan polémicas "E" de cada etiqueta, que según me han preguntado y he leído por internet, no todo el mundo tiene muy claro qué son.

Para empezar, cada E de las etiquetas no va acompañada de un % o de una cantidad en gramos, y esto es debido a que la cantidad añadida de cada uno de estos componentes es muy pequeña. 

Los E son los aditivos añadidos al producto, ya sean, conservantes, colorantes, etc. Por supuesto, está muy controlado la adición de aditivos en todos los productos alimentarios, son una lista concreta de sustancias, que pueden emplearse en determinados alimentos y en determinadas cantidades.
Para saber qué sustancia corresponde a cada E, podéis hacerlo pinchando aquí. Además, aparece los alimentos en los que están admitidos y en qué cantidad.

Por ejemplo, el E-330 es el ácido cítrico, el cual encontramos en zumos de cítricos como limón y naranja.

Así no da tanto miedo una E, ¿no? Y no digo con esto que sean totalmente inocuos, pero sí en las cantidades en las que se encuentran en los alimentos que consumimos.

jueves, 14 de mayo de 2015

¿Pescado fresco o congelado?

Hola a todos. Sé que últimamente tardo más de lo normal en escribir por falta de tiempo, pero estoy preparando una entrada especial para dentro de poco.
 
Hoy quiero hablar de algo que considero que es muy importante acerca de la calidad del pescado.
Lo más importante para la conservación de la calidad óptima del pescado fresco es que se mantenga la cadena de frío durante todo el proceso desde la pesca hasta la comercialización. Esto, por legislación, debe mantenerse en todas las etapas (incluido, por supuesto, el transporte). Pero... ¿se cumple? NO. Durante la comercialización del pescado, en los supermercados, encontramos siempre pescado sobre una capa de hielo. ¿Es suficiente? Por supuesto que no. Además de la elevada temperatura ambiental a la que están sometidos, el hielo sólo cubre una capa del pescado, la parte superior está descubierta, y esto es totalmente perjudicial para la calidad de los productos. Pero, además, hay supermercados en los que determinados productos no están ni sobre esta capa de hielo, como podemos ver en la siguiente imagen (realizada por mí, en un supermercado, a día de ayer; 13/05/2015).

 
Por todo esto, se puede decir que el pescado fresco que se vende en el mercado actualmente, lo único que tiene de fresco es que no se le realiza un procesado importante, pero la denominación "fresco" no se puede aplicar a su calidad.
 
En el caso del pescado congelado, la congelación se produce inmediatamente después de ser pescado, por lo que se congela cuando su calidad es óptima. Manteniendo la cadena de frío, en congelación, hasta la comercialización, esta calidad no se ve alterada en ningún momento, es decir, la calidad sigue siendo la óptima. Además con la congelación se evita el riesgo de Anisakis.
 
Por ello, y mientras los supermercados mantengan estas condiciones de comercialización de estos productos, yo os recomiendo el pescado congelado, ya que es mucho más fresco que el fresco.

lunes, 20 de abril de 2015

Toxiinfecciones alimentarias en verano.

Llega el buen tiempo y con él la playa, chiringuitos, y el aumento de las TOXIINFECCIONES ALIMENTARIAS. No es la primera vez que se habla de casos de salmonelosis provocados por el consumo de alimentos en mal estado durante esta época del año.
 
Huevo, Huevos, Alimentos
 
¿Por qué en verano?
Durante el verano, el consumo de alimentos poco cocinados, crudos, o cocinados y consumidos muy posteriormente (comida en tuppers en la playa, etc.) es mucho mayor que durante el resto del año. Además, la temperatura ambiental propicia la multiplicación de microorganismos presentes en los alimentos.
 
¿Qué microorganismos?
Del microorganismo que más se suele hablar durante el verano es Salmonella. Esto es debido a que es uno de los microorganismos más frecuentes de las toxiinfecciones alimentarias, pero no el único. Hay muchísimas especies que podrían provocar una toxiinfección: Listeria monocytogenes, Eschericha coli, Clostridium perfringens, etc.
También pueden estar provocadas por parásitos: Anisakis, Toxoplasma gondii, etc.
O virus: Norovirus, Hepatitis.
 
Los microorganismos patógenos normalmente NO ALTERAN AL ALIMENTO, de nada sirve controlar su aspecto, olor, etc. ya que la mayoría de los patógenos no son microorganismos alterantes. El alimento contaminado por estos microorganismos, conservará el mismo aspecto que antes de estar contaminado.
 
Los microorganismos que afectan a las propiedades del alimento (olor, color, sabor, etc.) son los microorganismos alterantes, que alteran al alimento pero normalmente no afectan a la salud del consumidor.
 
¿Qué síntomas provocan?
Las toxiinfecciones alimentarias suelen derivar problemas gastrointestinales, también pueden ir acompañadas de fiebre, y, en algunos casos, pueden desembocar en enfermedades graves.
 
¿Cómo prevenirlas?
- No almacenar alimentos a temperatura ambiente un periodo de tiempo prolongado.
- Cocinar los alimentos correctamente.
- Consumir los alimentos inmediatamente después de ser cocinados.
- Evitar el contacto de alimentos crudos con alimentos cocinados.
- No lavar los huevos y después meterlos en la nevera. SÓLO SE PUEDEN LAVAR si van a ser procesados después (y también es mejor evitarlo), no se puede lavar y almacenar.
- Las salsas caseras elaboradas con huevo consumirlas inmediatamente y no guardar en la nevera más de un día.
- Descongelar los productos congelados en la nevera.
- No cascar los huevos en el plato donde van a batirse, evitar la caída de la cáscara en el plato.